Según una auditoría del BID, Virna Johnson tuvo un deficiente desempeño como Gerente del SETP

Por: Vanessa Milena Bermú[email protected]údez

Al parecer la contratación de la intervención de la calle 22 no fue la única falla de Virna Lizi Jhonson Salcedo a su paso por la gerencia del SETP; sino que  su liderazgo administrativo del ente gestor fue duramente cuestionado, en un momento, por una auditoría contratada por el Banco Interamericano de Desarrollo-BID.

Para no olvidar

Antes de entrar en materia, vale la pena recordar la imputación por presunta corrupción que le hizo la Fiscalía a la candidata del grupo Fuerza Ciudada, escogida por demás “a dedo”.Pero eso es otra historia.  El caso es que hay que tener en mente que en febrero de este año, Johnson Salcedo fue señalada por la presunta comisión del delito de Peculado por Apropiación a favor de terceros, agravado por la cuantía.

En esa investigación se ha logrado establecer que Virna Lizi, como ordenadora del gasto del SETP, autorizó pagos al Consorcio SETP 2015 por valor de 8 mil 421 millones 322 mil 218 pesos, con base en actas parciales de obra, en las que se falsificaron las firmas del interventor.

El 2015 fue un año negro para el proyecto SETP

Al parecer la contratación y ejecución  de la obra de la calle 22 demandó la atención exclusiva de la entonces gerente, porque hubo otros aspectos administrativos de la entidad que sufrieron su descuido.

Así lo dejó en evidencia el informe ejecutivo  que resultó  de una auditoría adelantada por la firma Ernst & Young Audit S.A.S. para el Banco Interamericano de Desarrollo-BID, la entidad de la banca multilateral que le  facilitó a Colombia, por la vía de un empréstito, los recursos necesarios para cofinanciar los Sistemas Estratégicos de Transpor Público, en ciudades como Montería, Valledupar, Armenia, Pasto y Santa Marta.

En el anexo B del resumen ejecutivo sobre la evaluación del control interno del “Programa de Sistemas Estratégicos de Transporte Público (SETP)-Contrato de Préstamo BID 2575/OC-CO”, elaborado a corte 31 de diciembre de 2015, se detallaron varios aspectos que requerían acciones de mejora.

Del listado de  deficiencias señaladas destacan las siguientes:

  • No se hacían las conciliaciones mensuales de la cuenta especial asignada para los desembolsos del BID
  • No se encontró documentación del seguimiento a Planes de Acción de visitas del BID, de la Unidad de Movilidad Urbana Sostenible-UMUS y demás entes de control.
  • Los recursos que había desembolsado el BID en la cuenta especial no se registraban contablemente ni en el sistema SAGA del SETP, ni en el sistema HELISA que utilizaba la UMUS.
  • El SETP carecía de Jefe de Control Interno
  • El plan anual de auditorías internas no incluía las ejecuciones de los programas que se financiaban conjuntamente con dineros de la Nación y del BID.
  • No se enviaron al BID los informes correspondientes a la segunda mitad del 2015, a pesar de que contractualmente se debían entregar  45 días después del cierre del semestre.
  • Ausencia del Certificado del Revisor Fiscal-Paz y Salvo de parafiscales en el pago

Finalmente, en el informe se dejó al descubierto la falta de planificación y de eficiencia en la ejecución de los recursos públicos por parte de la gerente, toda vez que al cierre de la vigencia 2015 aún no se había realizado la solicitud de un segundo desembolso de recursos al BID, ni mucho menos se habían justificado los gastos efectuados durante ese año.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir