Procuraduría General ejercerá vigilancia especial sobre obras de la Mega biblioteca a petición del Alcalde Rugeles

Por: Vanessa Milena Bermúdez [email protected]údez

Rugeles no se detiene 

La “locomotora de la transparencia” no se detiene en Santa Marta por cuenta del Alcalde encargado Andrés Rugeles, quien apenas hoy completa su cuaresma en el cargo y sigue sumando dígitos a la cadena de actuaciones que ha solicitado a los organismos de control, para auscultar el manejo de los recursos públicos que se venía dando en la “Alcaldía del cambio”.

Esta vez el Procurador General del Nación, Fernando Carrillo, recibió una solicitud del Alcalde Rugeles para que ejerza una vigilancia especial a la ejecución de dos contratos que han estado en la mira de la Concejal Elizabeth Molina Campo, de las veedurías ciudadanas y de ciudadanos activistas que incansablemente han denunciado posibles sobrecostos y retrasos en las obras.

Se trata de la ejecución de los contratos de las obras del estadio Sierra Nevada y de la Megabiblioteca fases I y II.

Dos megainconclusos 

La solicitud se dio como resultado de la revisión que de esos expedientes contractuales hicieran el Alcalde y su equipo asesor, en la cual constataron lo que muchas veces se ha denunciado desde este medio: las adiciones, los retrasos, sobrecostos y las obras a medio hacer. 

Del Contrato principal del estadio Sierra Nevada el oficio de Rugeles registra que empezó con un presupuesto de poco más de $52 mil 449 millones y ya va en $68 mil millones; con dos adiciones y el 90% pagado.

En lo que respecta a la Mega biblioteca Fase I el oficio de Rugeles explícitamente señala que “se han hecho cuatro (04) adiciones presupuestales que suman seis mil quinientos cuarenta y siete millones novecientos cuarenta y ocho mil cuarenta y nueve pesos (M/cte.) $6.547.948. 049.oo y se han trazado varias fechas de entrega que no han sido cumplidas y hasta la fecha no ha sido entregada la obra y su entrega, además presenta un retraso de más de 2 años en su ejecución.”

Igualmente, el oficio enfatiza el hecho de que pese al incumplimiento del contratista en el tiempo de entrega “existieron prorrogas, adiciones, estableciendo como tiempo de finalización del contrato el día 31 marzo de 2018.”

De la Mega biblioteca Fase II se registra que al Contrato principal se le han hecho cuatro suspensiones y tres adiciones presupuestales, pese a que se firmó en el 2015 y debía ser terminado en el mismo año. Las adiciones autorizadas suman $3.494 millones y debido a las suspensiones aún el porcentaje de avance no se ha podido establecer.

Esta solicitud se suma al rosario de solicitudes de acompañamientos y vigilancias que ha hecho el alcalde Rugeles desde que asumiera su encargo y anunciara una lucha frontal contra la corrupción.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir